×
Menu Reservaciones Grupos Locaciones Prensa Blog

5 datos que todo amante de los cortes de carne debe saber

El saber disfrutar un buen corte de carne es todo un arte. Te presentamos 5 datos interesantes que como buen amante de la carne debes recordar en tu próxima cena fine.

Cuando se trata de probar la mejor carne, hasta el mínimo detalle cuenta.

1. Filete + Parrilla = Riqueza de sabor y equilibrio de cocción
De acuerdo a David Nichols, chef ejecutivo de Gerber Group, al cocinar un filete a la parrilla se retienen los mejores sabores de la carne, ya que se trata de un proceso lento de cocción en el que el carbón permite que la carne se caliente de un modo equilibrado.

2. Hablando de parrilla: ¡Más especias por favor!
Cuando se trata de una carne a la parrilla, no es necesario ponerse tan quisquilloso con las especias en ese nuevo platillo de diseño que encontraste en el menú de tu fine favorito. Según Paul Niedermann, de Esquared Hospitality, la mayor parte del condimento caerá al fuego durante el proceso de cocción, por lo que “más vale más sabor, que menos”.

3. Por qué buscar siempre Prime
Como todo verdadero meat lover sabe, existe todo un complejo sistema de clasificación que se basa en las inspecciones y auditorías del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y mide la calidad de la carne.

Los principales grados dentro de ese clasificación son Prime, Choice y Select, en ese orden siendo Prime el más alto; por lo tanto, hablar de Prime es hablar de atributos en proporción perfecta. De toda la carne de res producida en los Estados Unidos, tan solo un 2 a 3% consigue el grado de certificación Prime.

[Si quieres saber más sobre este tema, te recomendamos leer ¿CONOCES LA CERTIFICACIÓN USDA PRIME?]

Para obtener un certificado de autenticidad USDA Prime, la carne debe haber pasado por rigurosas verificaciones y cumplir con los estándares necesarios en los que el marmoleado, en combinación con la madurez de las canales y el nivel de firmeza muscular, será aquello que determine el grado de calidad y, por lo tanto, su nivel de suavidad, jugosidad, textura, color y sabor.

4. Cortes Añejados: Menos es más
Los cortes añejados son un manjar que no cualquiera sabe apreciar adecuadamente. Su sabor y textura se deben a la pérdida de humedad que se produce al ser almacenado en ambientes controlados que regulan su temperatura y humedad durante periodos prolongados de tiempo.

La carne sometida al fino tratamiento de añejamiento experimenta un fenómeno de evaporación de la humedad en el tejido fibroso conectivo que se encarga de que el músculo de la res se mantenga firme. Con la pérdida de humedad, el tejido se “desvanece”, lo cual otorga a la carne una suavidad imposible de conseguir de cualquier otro modo.

5. Wagyu: Un marmoleado difícil de igualar
Quienes han probado un Wagyu japonés saben lo que es calidad. Por las condiciones geográficas de Japón y por su singular cultura, las tradiciones en crianza de ganado se mantuvieron aisladas durante mucho tiempo, lo que les permitió gozar de una evolución un tanto particular que al fusionarse con las tradiciones europeas y americanas derivó en la producción e importación de un tipo de ganado moderno de altísima calidad, resultado de la afortunada cruza entre la raza de ganado nativa japonesa y las mejores razas occidentales.

No es difícil reconocer un wagyu japonés gracias a su distintivo marmoleado. Basta con fijarse en el característico salpicado equilibrado de las diminutas partículas de grasa, todo a lo largo del corte que (recuerda una pintura de Jackson Pollock) le aporta una jugosidad inigualable a la carne una vez finalizado el proceso de cocción adecuado.

Si eres un auténtico meat lover o simplemente te apasiona el buen comer y quieres conocer más datos interesantes sobre este tema, te recomendamos el siguiente artículo de Businessinsider.

Y recuerda, una buena comida debe siempre acompañarse con una atmósfera adecuada. No dejes de visitar Harry’s para disfrutar cada una de estas delicias, rodeado por una atmósfera ideal para sacar el máximo provecho a tu corte. ¡Buen provecho!